sábado, 8 de abril de 2017

El desprecio/indiferencia/odio a la filosofía. Cuando atreverse a pensar se volvió aburrido. Carta para todos y para nadie. Francisco Huertas Hernández. Profesor de Filosofía


El desprecio/indiferencia/odio a la filosofía
Cuando atreverse a pensar se volvió aburrido
Carta para todos y para nadie

Francisco Huertas Hernández
Profesor de Filosofía




"V for Vendetta" (2005). James McTeigue
"Dystopian political thriller film. V for Vendetta has been seen by many political groups as an allegory of oppression by government; libertarians and anarchists have used it to promote their beliefs" (Wikipedia)

 Me resulta difícil escribir sobre este asunto sin caer en el victimismo, la autocomplacencia intelectual de quien se cree en la torre de marfil del conocimiento salvador, o la rabia contra las masas adocenadas por la cobardía y la pereza intelectual.
 El asunto es simple: ¿por qué odiáis la filosofía? O si se prefiere, para no caer en exageraciones -que no lo son tanto-: "¿por qué vuestro hastío, vuestra indiferencia, vuestro desprecio por el pensamiento abstracto que se dirige al interior del ser humano y que pretende abarcar la realidad como una totalidad significativa más allá de su utilidad, beneficio, placer o exaltación trascendente?"
 La labor del profesor de filosofía es la más entusiasta de cuántas puedan darse, pensamos ingenuamente, porque dentro de cada uno de nosotros existen unas preguntas vitales, un afán de saber, una voluntad de verdad, que nos eleva de nuestra condición animal -o lo que es lo mismo de consumidor, productor, emprendedor, deudor, seguidor y súbdito-
 Pero, ¡ay!, que no es así. Que no hay ya casi nada de eso -y digo casi nada, porque aún brilla una débil llama, sí esa llama que nos ilumina al escuchar las preguntas de María, de Jorge, mis alumnos que quieren, contra viento y marea, estudiar la carrera de Filosofía Pura, sabiendo a lo que se arriesgan: las escasas salidas laborales, el rechazo social-, y decía que no hay "casi" nada porque la mayoría social es la del "hombre-masa" del que hablaba Ortega y Gasset, o la de los "hombres vulgares" que iluminan su vida con la débil linterna de sus intereses prosaicos, concretos, vitales -que no lo son, porque están determinados por valores sociales como el beneficio, la fama y la diversión en red- frente a los que Schopenhauer llamaba "genios" que son como el sol que alumbra más allá de lo necesario para la vida limitada de quienes nacen para estudiar lo que les mandan, trabajar en lo que les dejan, gastar en lo que puedan, y morir sin molestar.
 Como nuestra vida se ha convertido en un pasillo de redes sociales, o de circuitos digitales, he querido saber qué se dice sobre el odio/ desprecio de la filosofía en internet. He separado lo que dice la filosofía académica -la de las universidades, inflada de citas, erudición y tecnicismos- de la mundana -juicios del pueblo, a veces reproduciendo tópicos de los que circulan por los medios de comunicación.

Adolfo Vera. Académico del Instituto de Filosofía. Universidad de Valparaíso (Chile)

 Adolfo Vera (http://www.eldesconcierto.cl/2016/08/25/el-odio-a-la-filosofia/) -representante de la filosofía académica- comienza su artículo con este planteamiento:

 "¿Qué se odia de la Filosofía?. Hoy se le odia por razones mucho más sutiles y por quienes muchas veces dicen defenderla: porque ella, en sus textos, no se comporta como el conocimiento científico hoy estandarizado por revistas que se enriquecen a costa de su prestigio obtenido en alianza con los poderes económicos más discutibles; porque con ella no se puede ayudar a terminar con el hambre en las poblaciones ni a aumentar el empleo ni a curar enfermedades; porque, en última instancia, no sirve para nada, y ello es su razón de ser, su felicidad y su más absoluta libertad"

 La filosofía académica, siempre teorética, niega utilidad a la filosofía, complaciéndose en esa dimensión de "libertad" del espíritu que tiene quien no dirige su intelecto a necesidad concreta alguna. Pero yo no estoy de acuerdo con ello, porque en la provocación metodológica que implica negar utilidad al pensamiento abstracto, se refuerza al enemigo antifilosófico, el "hombre-masa". Útil es respirar, comer; útil es pensar en nuestro proyecto de vida; útil es saber qué es el mundo, quiénes somos, quiénes nos dominan, qué es nuestro lenguaje y qué son nuestros valores, normas, fines y dilemas morales. La verdad es nuestro afán, sea una verdad sistemática o parcial, crítica o legitimadora del orden. Dice mi profesor Francisco Jarauta que el ser humano no tiene como horizonte la felicidad sino la verdad. Y ese afán de saber que recuerda Aristóteles al comienzo de su "Metafísica" es útil en la medida en que es necesario, porque lo necesario racional es lo único necesario. Y además es la expresión de nuestra libertad. Sólo porque disponemos de la capacidad de pensar somos libres -en la medida que lo seamos-. Kant expresa esa libertad racional en la palabra "autonomía". Somos humanos si ejercemos nuestra "autonomía", nuestra capacidad de darnos normas a nosotros mismos, no viviendo a merced de las normas que vienen del mercado, la iglesia, el gobierno, los medios de comunicación o nuestros deseos ciegos y egoístas. 
 Para eso sirve la filosofía, para ser humanos. Recuerdo el pensamiento filosófico de un tío de mi mujer, capaz de argumentar, relacionar y criticar las tradiciones, sin haber leído jamás un libro de filosofía, y apenas habiendo ido a la escuela. "Atreverse a pensar" el lema ilustrado que nos dio Kant, eso es la filosofía. "Atreverse" es acto de la voluntad, pero una voluntad racional, porque la razón surge cuando se piensa contra algo. El poder negador de la razón es la expresión de su utilidad.
 La razón se atreve a pensar contra los sentidos, los mitos, las tradiciones, los dogmas y métodos cosificadores de las ciencias naturales, los valores económicos, contra los prejuicios morales. La razón puede llegar a pensar contra el universo, el ser y el lenguaje, en un acto de suprema libertad, es decir, de suprema necesidad. Y esa es la verdadera utilidad: hacer de nuestra conciencia juez, fiscal y testigo de una realidad que pueda negarse en la medida en que está alienada, manipulada, ocultada, sometida.
 La razón resulta útil porque descubre/crea los derechos humanos, la dignidad humana, la utopía de un mundo justo.

 Redefinir el concepto de "utilidad" es una necesidad primera de la filosofía.

 Continúa el profesor Vera:

 "Siempre la han odiado. ¿Quiénes? Primero fueron los que, en el momento en que nacía, temieron de un saber que les obligaría a pensar lo suficiente en sí mismos como para olvidarse de sus pequeños asuntos cotidianos y encontrar, en ellos, un fondo difícil de digerir (como, por ejemplo, reconocerse como seres mortales, y llenos de prejuicios: la patria, el dinero, las posesiones materiales, la fama, el trabajo"

 Esto me trae de nuevo lo dicho por Schopenhauer sobre el "hombre vulgar" atado a sus necesidades vitales y el "genio" cuya capacidad de conocer supone un excedente que se dirige a iluminar el mundo, en el que el ser humano vulgar (antifilosófico) vive en sombras (la "caverna" platónica). Y claro viene a mi recuerdo aquella pintada gloriosa en el edificio de mi Facultad de Filosofía: "¡Hágase la luz, véase la mierda!". El poder terrible de la razón humana: ilumina la sinrazón en la que nuestra vida está instalada, o sea: la "heteronomía", el servir a otros, sin ser dueños de nuestra vida. La alienación. La filosofía -en un sentido amplio- es la única forma de autoconciencia liberadora, de "luz" propia, ya que la luz de la religión viene de fuera, y, en todo caso, nos hace "seguidores" y no "buscadores" (de la verdad).


Yahoo Respuestas: El "pensamiento" mundano de nuestro tiempo vive en las redes sociales

 ahora rastreamos en la "filosofía mundana", la que surge espontáneamente fuera de la academia universitaria. Yahoo respuestas es una página muy consultada por nuestros alumnos. A pesar de su falta de rigor, de tecnicismos, su dimensión social y abierta nos da una visión de lo que se dice en el ágora del presente, las redes sociales:

 "A veces antes de que llegara el profesor de filosofía oía muchos comentarios, algunos decían, "la filosofía es de locos", otros, "los filósofos no creen en Dios", otros decían, "los filósofos antiguos creían en muchas tonterías, como Platón, que decía que existía un mundo de las ideas, o Pitágoras que decía que el universo está hecho con números", eso me resultaba extraño, pues a mi me encantaban las clases de filosofía. Y la gente no odia solamente la filosofía, sino también a los filósofos, pues muchos filósofos murieron por lo que pensaban"
(https://es.answers.yahoo.com/question/index?qid=20110522052810AA4ftNC)

 ¡Qué curioso que probar el valor de una teoría se mida por la muerte! El morir por lo que se piensa da a los filósofos (Sócrates) legitimidad (¿racional o social?) Nietzsche no fue muy partidario de morir por la filosofía, sino de usar el espíritu para acrecentar la vida. En todo caso en esta respuesta alguien defiende la filosofía por su rareza (como si la rareza o calidad de "freaky" diera también un marchamo de verdad) y su honestidad de "pensar hasta jugarse la vida".

  La mejor respuesta -supongo que por votación popular- es ésta:

 "no creo que la filosofia sea aburrida la filosofia es el arte de amar el conocer. mira yo creo en dios( soy catolico) y ha mi me gusta la filosofia aunque nadie me la de busco en internet cosas relacionadas por ejemplo cosas de aristoteles y platon y todo eso y me gusta, es que mucha gente no mira la belleza de las cosas pequenas y sus significado(tal vez yo sea uno de ellos que no veo las cosas pequenas y sus significado) pero bueno el conocer es bueno claro hasta un punto o un marjen espesifico a mi no me gusta investigar lo sobrenatural porque despues me pongo nervioso o no me da miedo. en fin la filosofia es buena porque te hace conocer lo que esta a tu alrededor y te da otra percepcion de la vida, te hace conocer mas la vida"

 He pegado el comentario tal cual sin corregir la ortografía -¿a quién le importa hoy la ortografía, que no deja de ser una regla caduca para quienes navegan por la red?- Tampoco he corregido la sintaxis -es difícil seguir el hilo de la argumentación sin comas, ni puntos- He creído que éste es el pensamiento de la mayoría de nuestros alumnos (tanto en su forma como en su contenido
 Aquí se defiende la filosofía. Pero, diremos, ¿con defensores así para qué queremos enemigos? ¿Qué expone este, con seguridad, alumno? Cosas banales como: que te hace conocer más la vida, te da otra percepción, el conocer es bueno, la belleza de las cosas pequeñas y su significado, y, en definitiva, me gusta.
 Si esto es lo que aprenden nuestros alumnos en las clases de filosofía mal vamos. Pero lo peor no es la ausencia de ideas en este comentario. Lo peor es la incapacidad de expresarse. Me pregunto si este alumno juega al fútbol si explicará así la táctica de un partido. Me pregunto si este alumno va al médico si explicará así sus síntomas. Me pregunto si este alumno tiene que declarar en un juicio argumentará así los hechos. Me pregunto cómo aprobó la asignatura de lengua. 

 Y saliendo de las profundidades -nada profundas- del mar digital, me pregunto y os pregunto: ¿qué podéis conocer?, ¿qué debéis hacer en la vida?, ¿quiénes sois?, ¿para qué vivís?, ¿cuáles son vuestros principios?, ¿hasta dónde estáis dispuestos a obedecer, callar y mentir?

 Acaso responder a esas preguntas se pueda hacer desde fuera de la filosofía, pero seguro que esas respuestas serán Yahoo respuestas. Así que tendréis no una vida racional sino una yahoolife.
Publicar un comentario