domingo, 31 de mayo de 2015

El otro día volví a los "Astoria". Paco Huesca García. Alicante. España



El otro día volví a los "Astoria"



Paco Huesca García

Programador, cinéfilo, empresario cinematográfico y promotor cultural

Alicante (España)




Cines "Astoria". Edificio abandonado
Calle Cisneros
Paneles interiores
Alicante 
3-5-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



 Morir, dormir, tal vez soñar... Y el otro día volví a los Astoria. No me pregunten como fue la cosa, pues no tendría una respuesta clara, nítida, hasta real. Pero volví después de 15 años, desde aquel 5 de mayo de 2000, que salí una noche oscura para jamás volver a entrar.


Cines "Astoria". Edificio abandonado
Plaza del Carmen
Alicante 
3-5-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández


 Pero la magia, quizás el cine, ha hecho posible este regreso tantas veces anhelado. Y ellos seguían en pie como los árboles, un poco pochos, sin el esplendor de antaño, sin la bella época del pasado. Pero aprecié en su interior de leyenda después de esos 21 años, seguían como una continuación de mi casa y la de muchos alicantinos y no alicantinos, y siguen vivos sus moradores de antaño.


Cines "Astoria". Edificio abandonado
Calle Cisneros
Puerta de entrada al hall y taquilla
Alicante 
3-5-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



 De un pasado no muy lejano, un antaño de leyenda en donde se fusionan muchas cosas, demasiado tal vez. Y es que allí andaba el amigo americano charlando con Sebastiane, como en aquel 1979. En los sofás rojos del vestíbulo de la sala 1 se encontraban de charla Verónica Voss, Gaspar Hauser, Maria Braun y Fitzcarraldo, mientras Oscar daba la matraca con su tambor de hojalata. Pepe Blanco cantaba su Sombrero en unas bodas de sangre y Pink Floyd revivía su concierto en Pompeya y en el muro. Ludwig bajaba por la escalera majestuoso hacia la sala Luchino Visconti, mientras Aguirre, Matteotti y Johnny-no sé si Guitar, o el del fusil, igual los dos, hablaban en la terraza sobre la batalla de Chile. Y Messidor con Monsieur Verdoux, Pauline y Georgia recordaban su particular laberinto de pasiones.


Cines "Astoria"
Butacas en la última sesión. 2003
Alicante
Foto de Francisco González


Cines "Astoria"
Sala 2 y pantalla al fondo
Alicante



 Era un sin parar. No daba tiempo a ver a tanta gente, tantas películas, tantas historias, tanta vida. De repente, Betty Blue miraba tras el cristal a la rubia del bar. Henry V, Ricardo III, el profesor de música, se daban el festín de Babette. Caravaggio y Cyrano, con Yo Dou y Qiu Ju, se tomaban una copa en la cafetería. Mientras el marido de la peluquera con delicatessen seguía pensando todas las mañanas del mundo en Indochina. Y Luis Cuadrado con Mr. Butterfly subían a la sala de su nombre para ver ese espíritu de la colmena ya en pleno arrebato. Casi seguían lloviendo piedras.


Cines "Astoria". Edificio abandonado
Calle Cisneros
Reja de la entrada
Alicante 
3-5-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



Cines "Astoria"
Alicante




 El espíritu del Astoria se palpaba de una forma decadente, pero estaba ahí. Impertérrito, inconmensurable, pero inalcanzable. Lo quise recoger, atraer, pillarlo como pudiera entre mis brazos, retenerlo, y, hasta, robarlo, pero algo me lo impedía. No era falta de valor, ni de ganas, ni de ilusión. Ellos y ellas seguían estando ahí, no querían marchar. Querían seguir contando sus historias, sus películas, y ya no querían saber nada de mí. Igual con los años pasados, los días del pasado, ya ni me reconocían.


Cines "Astoria"
Puerta
Última sesión. 2003
Alicante
Foto de Francisco González


Cines "Astoria"
Hall y entrada a sala
Última sesión. 2003
Alicante
Foto de Francisco González




 Sería eso, ya era como un extraño en sus vidas. Por ello no sé si esta vuelta, ese regreso, no era muy conveniente, aunque lo deseara tanto y con todas mis fuerzas.


Cines "Astoria". Edificio abandonado
Calle Cisneros
"Astoria's Contra Corriente" y vista del cine
Alicante 
3-5-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



 Y marché por segunda vez para quizás no volver jamás. Y eso me entristeció más que la primera vez. Esta vez era todo más oscuro, más siniestro. De lo que no estoy muy seguro es si todo fue un sueño o de verdad volví a los Astoria. Puede ser que todo ande entre ese tener o no tener o el sueño eterno. De esa manera sí lo puedo comprender.



Cines "Astoria". Edificio abandonado
Calle Cisneros
Puertas interiores de acceso al hall
Alicante 
3-5-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



 Aunque al final de la escapada será el último refugio, mi particular muerte en Venecia. Mi especial regreso a Bountiful.



Cines "Astoria". Edificio abandonado
Calle Cisneros
Paneles de calle
Alicante 
3-5-2015
Foto de Francisco Huertas Hernández



Cines "Astoria"
Vista del edificio completo
Calle Cisneros
Alicante
Foto de Lorenzo Guardiola
Copia propiedad de Francisco Huertas Hernández



Cines "Astoria"
Calle Cisneros
Multitud
Alicante




Vainica Doble y el cine - Francisco Huertas Hernández. Alicante. España



Vainica Doble y el cine

Francisco Huertas Hernández



 La pasión por las Vainica es uno de los distintivos del buen gusto, una credencial de sensibilidad y elegancia.

   Vainica Doble (1970-2000) fue un dúo musical español de autoras e intérpretes integrado por Carmen Santonja (1934-2000) y Gloria van Aerssen (1932-2015)



Vainica Doble. 1970
Foto de la portada del single "La Bruja / Un metro cuadrado"
Columbia. 1970
Carmen Santonja Esquivias (a la izquierda) y Gloria van Aerssen (a la derecha) vestidas al estilo "hippie"



 Sus inicios se remontan a finales de los años sesenta, cuando, hartas de la mediocridad musical imperante, estas artistas bohemias decidieron componer sus primeras canciones. Carmen era escritora y Gloria pintora. Ambas tenían formación musical y estaban imbuidas por los grandes del rock.



Vainica Doble


Vainica Doble
 Single "La Bruja / Un metro cuadrado"
Columbia. 1970



    “La bruja” y “Un metro cuadrado” fueron sus primeros temas editados en un single por Columbia en 1970. Ni las letras ni las melodías, ni, menos aún, la interpretación vocal y los arreglos, eran los usuales. En aquellas obras palpitaba la magia.



Vainica Doble



Vainica Doble
 Single "Refranes / Fulgencio Pimentel"
Ópalo. 1971



Vainica Doble
LP. "Vainica Doble" 
Ópalo. 1971




  Publicaron su primer LP titulado “Vainica Doble” en 1971. No trascendió, pero a la larga se convirtió en pieza de coleccionismo, inencontrable, dada la desaparición de Ópalo, la compañía discográfica que lo editó. En este misterioso vinilo de 33 revoluciones había clásicos como “Caramelo de limón”, “Dime Félix”, “Mariluz” o “La ballena azul”.



 Vainica Doble
 Single "Las doce caras de Eva / Mariluz"
Ópalo. Movieplay. 1971


 Vainica Doble
 Single "Las doce caras de Eva / Mariluz"
Arreglos: Pepe Nieto
Productor: Manolo Díaz
Ópalo. Movieplay. 1971



Vainica Doble
"Caramelo de limón". TVE




 Al mismo tiempo grababan para TVE diversas sintonías para series de Jaime de Armiñán, como “Fábulas” (de las que algunas se incluyeron en su álbum de debut), “Tres eran tres” o “Las doce caras de Eva”. La colaboración del dúo madrileño con Armiñán se prolongaría años después en “Cuentos imposibles” o “Juncal”.



   "Tres eran tres" (1972). TVE
Guión: Jaime de Armiñán
Dirección: Jesus Yagüe, Jaime de Armiñán
Sintonía musical: Vainica Doble



 Mi primer y borroso recuerdo sonoro de las Vainica debe proceder de aquellas evocadoras series televisivas con decorados de cartón y en añejo blanco y negro. Las Vainica eran un trozo de infancia, y, bienaventurados aquellos cuya infancia estuvo acunada por sus canciones.
     

Vainica Doble


Vainica Doble
LP. "Heliotropo" 
Arreglos: Pepe Nieto
Productor: Manuel Caballero Bonald
Ariola. 1973



  “Heliotropo”,  su segundo álbum, publicado por Ariola en 1973, contenía la “Habanera del primer amor”, una nueva canción clásica de su repertorio, y las “Coplas del iconoclasta enamorado” o la liederística y schumanniana “Elegía al jardín de mi abuela”.
 En este disco los arreglos eran orquestales, con músicos de estudio, mientras que en el primero eran una mezcla de folk- rock y rock progresivo. Sus armonías vocales exquisitas no tenían parangón en la anémica música pop de comienzos de los setenta en España.



Vainica Doble
 Single "La máquina infernal / Habanera del primer amor"
Ariola. 1974




 Vainica Doble
LP. "Contracorriente" 
Productor: Gonzalo García Pelayo
Portada: Iván Zulueta
Gong. Movieplay. 1976


 Vainica Doble
LP. "Contracorriente" 
Productor: Gonzalo García Pelayo
Contraportada: Iván Zulueta
Gong. Movieplay. 1976




      “Contracorriente” editado por una compañía distinta, tenía portada de Iván Zulueta, que nunca me gustó mucho, aunque era ingeniosa, con ese gato que se transforma en conejo o liebre, alusión a las circunstancias de la época.
 Era el disco de la transición a la democracia y estaba más politizado de lo que cabría imaginar en unas cantautoras de brumosa nostalgia y cándida ironía. “Déjame vivir con alegría” podía parecer una canción reaccionaria en unos tiempos de efervescencia izquierdista. Corría el año 1976. Pero “Que no”, “Un mal entendido amor (Respeto y obediencia)”, “El oso poderoso” o “Magnificat”, destilaban una crítica brutal contra el sistema.
 Los arreglos eran rockeros tirando a duros, incluyendo el sitar de Gualberto. Era su tercera obra maestra consecutiva, esta vez en el sello Gong, creado por Gonzalo García Pelayo dentro de la posteriormente extinta Movieplay. Gong fue el sello clave durante la segunda mitad de los setenta. Hilario Camacho, Triana, Lole y Manuel, Lluis Llach y Vainica Doble coincidieron en él.

  
Vainica Doble
 Single "Déjame vivir con alegría / Que no"
Gong. Movieplay. 1976




 Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Productor: José Manuel Yanes
Portada: Iván Zulueta
Guimbarda. CFE. 1980 


  Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Productor: José Manuel Yanes
Contraportada: Iván Zulueta
Guimbarda. CFE. 1980 


  Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Productor: José Manuel Yanes
Diseño: Iván Zulueta
Interior
Guimbarda. CFE. 1980 


 Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Productor: José Manuel Yanes
Diseño: Iván Zulueta
Interior
Guimbarda. CFE. 1980 


Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Texto: Andrés Trapiello
Hojas con letras 1
Guimbarda. CFE. 1980 

Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Hojas con letras 2
Guimbarda. CFE. 1980 

Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Hojas con letras 3
Guimbarda. CFE. 1980 

 Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Hojas con letras 4
Guimbarda. CFE. 1980


Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Hojas con letras 5
Guimbarda. CFE. 1980 



Vainica Doble
LP. "El eslabón perdido" 
Hojas con letras 6
Guimbarda. CFE. 1980 




 El primer álbum que yo recuerdo de Vainica fue “El eslabón perdido”, que compré cuando se editó en 1980. En su accidentado periplo por las casas discográficas recalaron en Guimbarda.
 Para mí es su indiscutible cima, uno de los discos más sublimes que en mi vida he escuchado. Algo debe influir el hecho de que en el álbum se seleccionaran canciones de diversas épocas. Todas son excepcionales: desde “Doñana” (adelantado alegato ecologista), hasta “Amigo mío del alma”, pasando por las impresionantes “Alas de algodón”, “Pájaro Phatwo”, “Escrito con sal y brea”, “Coloniales y ultramarinos”, “La cocinita mágica”, “Fui niña precoz”, y  la menos considerada, pero, sin duda, portentosa, “Canción del eslabón perdido”, que da título al disco y habla de la teoría de la evolución de Darwin desde un pesimismo antropológico casi schopenhaueriano, que anuncia la negrura del siguiente vinilo.
 La instrumentación es delicada y variada, y la mano de Álvaro Cárdenas, hijo de Gloria, está muy presente. La portada de Iván Zulueta es deplorable.
         



 Vainica Doble
Single "La niña precoz / Canción del eslabón perdido" 
Guimbarda. CFE. 1980



  Vainica Doble
Single "Coloniales y ultramarinos / Alas de algodón" 
Guimbarda. CFE. 1981


 Vainica Doble
Single "Coloniales y ultramarinos / Alas de algodón" 
Contraportada
Guimbarda. CFE. 1981



Vainica Doble
Single "Coloniales y ultramarinos / Alas de algodón"
Label A
Guimbarda. CFE. 1981





  Vainica Doble
LP. "El tigre del Guadarrama" 
Productor: José Manuel Yanes
Diseño: Nube Negra
Guimbarda. CFE. 1981



   Vainica Doble
LP. "El tigre del Guadarrama" 
Productor: José Manuel Yanes
Diseño: Nube Negra
Contraportada
Guimbarda. CFE. 1981




  Vainica Doble
LP. "El tigre del Guadarrama" 
Productor: José Manuel Yanes
Diseño: Nube Negra
Interior letras A
Guimbarda. CFE. 1981



   Vainica Doble
LP. "El tigre del Guadarrama" 
Productor: José Manuel Yanes
Diseño: Nube Negra
Interior letras B
Guimbarda. CFE. 1981



  Vainica Doble
LP. "El tigre del Guadarrama" 
Productor: José Manuel Yanes
Contraportada ampliada: créditos
Guimbarda. CFE. 1981




  “El tigre del Guadarrama”, editado por Guimbarda en 1981, es, siento decirlo, mejor que el anterior. Si aquél fue la cima, éste era el absoluto, la perfección, pero una perfección tenebrosamente lúcida. El único álbum verdaderamente brutal de unas autoras optimistas y tiernas. 
 “El tigre del Guadarrama” tenía un diseño de portada pésimo, cosa no infrecuente en ellas, pero el interior desbordaba solos de guitarra de portentosa técnica y fuerza, poderosas secciones de bajo, cuerdas cautivadoras, claves, saxo, metales varios. Voces puras, letras desgarradas, inspiradas por el pesimismo barroco de un Quevedo o un Gracián.
 Un disco que sobrecoge, y, que, quizá, no fue del agrado de los fans más superficiales y dulzones, aunque Fernando Márquez, en su libro -único, creo- sobre las Vainica, dice que hay “un cierto poso de amargura, de acíbar (…) es un gran disco… tan negro, como su portada… Es un disco crítico, antipático en algún momento por esa misma aura de crisis, pero necesario para no caer en la tentación de minimizar a las Vainica en tópico pseudofeliz y jacarandoso”. Todas las canciones son extraordinarias, desde la rememoración de la edad de oro del rock ,“Ser un Rolling Stone”, hasta la negrísima “El tigre del Guadarrama”, pasando por mis dos favoritas: “El duelo” y “Cartas de amor”, reverso cruel de “Ramito de violetas”. La encantadora “Chaparrón del mes de abril” desentona en el árido paisaje de desolación de la grabación, y se revela como una composición de la época de “Heliotropo”, aunque es un tema precioso. Un tema de rock duro (?), “Crónica madrileña”, salvaje sátira de la tuna y el casticismo; una canción feminista, “El rey de la casa”, y una antiquísima balada sobre las madres sobreprotectoras, que se remonta a la época de “Fábulas”, y que se escucha en “Furtivos”: “Madre no hay más que una”, completan este vinilo de ocho cortes.



 Vainica Doble
Single "Cartas de amor / Chaparrón del mes de abril" 
Productor: José Manuel Yanes
Serdisco. CFE. 1981


Vainica Doble
Single "Cartas de amor / Chaparrón del mes de abril" 
Productor: José Manuel Yanes
Contraportada
Serdisco. CFE. 1981





Vainica Doble



Vainica Doble
LP. "Taquicardia"
Arreglos: Ángel Muñoz
Nuevos Medios. 1984




 De nuevo varios años en blanco, y una nueva compañía, Nuevos Medios, donde editaron el que, en realidad, es su verdadero último disco: “Taquicardia”, un álbum doble de 1984.
 Desconcertante y difícil, para mí. Genial, sin lugar a dudas, pero áspero e inaccesible por sus arreglos, entre jazzísticos y camerísticos en una línea de música clásica, gracias a la intervención de Fernando Palacios y Ángel Muñoz Alonso, muy inapropiada para las canciones y el mundo de las Vainica Doble.
 Es un registro que siempre se me ha resistido, a pesar de que Ramón Robert escribiese en “Ruta 66” de julio-agosto de 1996: “Para mí, el más entrañable y mejor de los discos de los años 80. Pero mi apetecida veneración por él resulta exigua cuando un amigo me cuenta lo que andan diciendo algunos de los componentes de Le Mans: que éste es el mejor disco de todos los tiempos, de aquí y de allí”.
 En la nómina de colaboradores, gentes como Antonio Vega, Álvaro Cárdenas y Antonio Resines (?)  Canciones extraordinarias como: “Mi alumno”, con temática y atmósfera erótica completamente novedosa en las Vainica; “El niño inseminado”, “Pasos en falso”, “La funcionaria”, “Yo le imagino”, “Nana a una estrella recién nacida” o “Tu mirada”.
 Temas, donde el universo vainiqueño se hace, por decirlo de algún modo, adulto, donde habita la pasión y el deseo, inexistentes en sus discos anteriores.



 Vainica Doble
Single "Pasos en falso / La funcionaria" 
Arreglos: Ángel Muñoz
Nuevos Medios. 1984


 Vainica Doble
Single "Pasos en falso / La funcionaria" 
Arreglos: Ángel Muñoz
Contraportada
Nuevos Medios. 1984



 Vainica Doble
Single "Pasos en falso / La funcionaria" 
Arreglos: Ángel Muñoz
Contraportada ampliada: créditos
Nuevos Medios. 1984


Vainica Doble
Single "Pasos en falso / La funcionaria" 
Arreglos: Ángel Muñoz
Label A
Nuevos Medios. 1984




Vainica Doble
LP. "1970"
RNE. 1991



 Un álbum fuera de lugar, aunque entrañable, fue “1970”, editado por RNE en 1991, en el que grabaron de nuevo canciones de sus dos primeros discos, descatalogados en aquellos días. La portada, esta vez sí, preciosa. Las canciones maravillosas, pero quédense con los originales.
        



Vainica Doble
LP. "Carbono 14"
Productor: Miguel Ángel Arenas
Mercury. Polygram. 1997



 Vainica Doble
CD. "Carbono 14"
Portada
Mercury. Polygram. 1997


Vainica Doble
CD. "Carbono 14"
Contraportada
Mercury. Polygram. 1997



 Como todos los grandes artistas, también las puntillosas Vainica cometieron un error, más que eso: un horror. Ese fue un disco, ya CD, llamado “Carbono 14”, publicado en 1997 por Polygram, del que sólo mirando su portada abyecta, con Gloria y Carmen sonrientes vestidas de astronautas españolas, -por no hablar de la incalificable contraportada en la que aparecen como trogloditas- podemos imaginar lo que encierra. Mejor olvidarlo y esperar que la noche de los tiempos se lo trague.
       


Vainica Doble
Single "Pobrecito Satanás"
Polygram. 1997


 Vainica Doble
CD Recopilatorio. "Coser y cantar"
BMG Ariola. 1997

Vainica Doble

CD Recopilatorio. "Coser y cantar"
BMG Ariola. 1997



 La ansiada antología llegó el mismo año 1997, editada por BMG Ariola. Se tituló: “Coser y cantar”, y contenía 20 canciones, como 20 soles, de todos sus discos, incluyendo el primer single: “La bruja/Un metro cuadrado”, de 1970, inencontrable. Contrapunto al año del fiasco de su regreso discográfico.
      


"Con las manos en la masa" (1984-1991). TVE
Presenta: Elena Santonja (hermana de Carmen)
Invitado: Joaquín Sabina
Sintonía musical compuesta por Vainica Doble
Interpretada por Vainica Doble y Joaquín Sabina




"Celia" (1993). TVE
Director: José Luis Borau
Capítulo 1
Sintonía musical: Vainica Doble



 De Vainica Doble, ya unas abuelas, eso sí, poco convencionales, veníamos teniendo noticias a través de las sintonías de TVE: “Con las manos en la masa”, “Celia”, un curioso disco llamado “Miss Labores”, de Elefant Records, de 1999, con motivo de un homenaje en el Círculo de Bellas Artes, con una canción nueva: “Coplillas de la mitómana”, y lejano material de las series “Las doce caras de Eva”, “Fábulas” y “Suspiros de España” de Jaime de Armiñán, y, de repente, un buen día RNE nos trajo la noticia de la muerte de Carmen Santonja. Era el 22 de julio de 2000. Apenas trascendió la nota obituaria en la prensa, y, menos aún, en la televisión. El silencio que las envolvió en vida también las acompañó en el momento del adiós.



Vainica Doble
CD mini. "Miss Labores"
Elefant Records. 1999



Vainica Doble
CD. "En familia"
Elefant Records. 2000
Disco póstumo


 Quedó un disco póstumo: “En familia”, de Elefant Records, publicado en diciembre de 2000, en el que a Carmen no se la oye, pues, aunque lo grabó, estaba ya muy enferma.
 ¡Qué triste este país, incapaz de rendir homenaje a una de sus más grandes artistas, y entregado a la creación de ídolos de barro!
 Como escribió Armiñán, las Vainica eran un lujo que no nos merecíamos, como no nos merecimos a Quevedo y al Arcipreste de Hita.
      
 Las Vainica Doble han sido, sin discusión, las mejores compositoras e intérpretes de la música pop española, pero los medios de comunicación y la masa les volvieron la espalda. Han sido las verdaderas maestras de todos los cantautores posteriores, de todos los grupos de pop evanescente.
 “En familia”, no sé si es un buen disco, pero eso no importa mucho. Canciones como: “Nana en re”, “Chiribitas de limón”, “El rey de la selva”, “Quiero tu nombre olvidar” o “El chalé”, evocan sus esencias más puras. Un buen disco de cualquier artista mundial de primera fila es una grabación mediocre en el listón de excelencia de las Vainica. “En familia”, era, por lo tanto, un disco maravilloso, pero, sobre todo, fiel al espíritu, al mundo vainiqueño de punto de cruz, jardín inglés, mermelada de naranja, caramelo de limón y habanera.

  
Vainica Doble
Gloria (de pie) y Carmen (sentada)
Una de las últimas fotos



 Vainica Doble nos dio felicidad y belleza para soportar un mundo mal hecho del que ellas fueron las hadas buenas, las hadas que nos cantaban nanas y nos descubrían un paraíso perdido de cuento infantil y canesú.




Vainica Doble
Selección de actuaciones en TVE

Vainica Doble
Historia del Pop español 1
TVE


Vainica Doble
Historia del Pop español 2
TVE


Vainica Doble
"Musical Express" (1983). TVE
Director: Àngel Casas
Interpretan en vivo canciones de su álbum "El tigre del Guadarrama", acompañadas por el arpista gallego Emilio Cao: "El duelo", "Ser un Rolling Stone", "Madre no hay más que una", y "Déjame vivir con alegría" del LP "Contracorriente"




POSDATA


 Vainica Doble han estado muy ligadas al cine desde sus primeros años, cuando aún no existían como tales.

 Carmen Santonja intervino en algunos clásicos del cine español de las últimas décadas, con cierto sentido de la anticipación, al estar presente en los primeros títulos de directores que luego serían muy importantes.
 Esta es la lista de filmes es los que intervino en pequeños papeles (sin Gloria):

 "El cochecito" (1960) de Marco Ferreri.
 "La Becerrada" (1963) de José María Forqué.
 "La niña de luto" (1964) de Manuel Summers.
  "Al servicio de la mujer española" (1978) de Jaime de Armiñán.
 "Cuentos para una escapada" (1979) de varios directores, entre ellos, Jaime de Armiñán.
 "En septiembre" (1981) de Jaime de Armiñán.
 "Total" (1983) de José Luis Cuerda (al lado de su hermana Elena).
 "Entre tinieblas" (1983) de Pedro Almodóvar.
 "Todo va mal" (1984) de Emilio Martínez Lázaro.
 "El pecador impecable" (1987) de A. Martínez Torres.
 "Leo" (2000) de José Luis Borau (estrenada el mismo año de su muerte)


"El cochecito" (1960). Marco Ferreri
Fue la primera película en la que aparecía la niña Carmen Santonja



"Al servicio de la mujer española" (1978). Jaime de Armiñán



"En septiembre" (1981). Jaime de Armiñán




 Vainica Doble (Carmen y Gloria) actuaron juntas en:

 "Un, dos, tres, al escondite inglés" (1969) de Iván Zulueta.
 "Patrimonio Nacional" (1980) de Luis García Berlanga.


"Un, dos, tres, al escondite inglés" (1969). Iván Zulueta



"Patrimonio Nacional" (1980). Luis García Berlanga



 Compusieron importantes bandas sonoras para el cine.
 Esta es la lista de películas que llevan música de Vainica Doble:

 "Furtivos" (1975) de José Luis Borau
 "Clímax" (1978) de Paco Lara
 "Al servicio de la mujer española" (1978) de Jaime de Armiñán (sólo participa Carmen)
 "Tú, solo" (1984) de Teo Escamilla
 "Mi general" (1987) de Jaime de Armiñán
 "Al otro lado del túnel" (1994) de Jaime de Armiñán (Gloria canta "La llorona" de Chavela Vargas)


"Furtivos" (1975). José Luis Borau


"Mi general" (1987). Jaime de Armiñán



 Su participación en música para cortometrajes y documentales es inabarcable y difícil de localizar.


 Escribieron también canciones para las siguientes películas:

 "Carola de día, Carola de noche" (1969) de Jaime de Armiñán
 "La Lola dicen que no vive sola" (1970) de Jaime de Armiñán
 "Los viajes escolares" (1973) de Jaime Chávarri
 "Nostalgia al bies" (1975) de Jesús García Dueñas (éste es un cortometraje con cuatro canciones tocadas por Carmen y Gloria)



"Carola de día, Carola de noche" (1969). Jaime de Armiñán


"La Lola dicen que... no vive sola" (1970). Jaime de Armiñán


"Los viajes escolares" (1973). Jaime Chávarri



"Nostalgia al bies" (1975). Jesús García Dueñas
Cartel con la imagen de las Vainica Doble
"Un corto con 4 canciones de Vainica Doble"





BIBLIOGRAFÍA



 Existen dos libros sobre Vainica Doble.
 El primero, escrito por el líder de Paraíso y La Mode, Fernándo Márquez "el Zurdo", salió en la colección "Los Juglares", en Ediciones Júcar, una editorial en su origen de Gijón. Se publicó en 1983, y que yo sepa nunca se reeditó.


Fernando Márquez: "Vainica Doble"
Los Juglares. Júcar. Madrid. 1983


 Recuerdo haberme comprado este libro recién salido en la librería Expo Libro de Diego Marín, en Murcia, en la primavera de 1983, cuando estaba terminando 2º de Filosofía Pura en la Universidad.

 Leí el libro con devoción, pues yo era -y soy- un gran fan del grupo.
 Me sorprendió cierta "autoindulgencia" del autor en la concepción del libro: el prólogo se abría con una enumeración de músicos denostados por los "progres" de los 70, en donde se mezclaban formaciones de rock progresivo con cantantes comerciales, y ahí -entre lo no reconocido en su momento- situaba el Zurdo a las Vainica. El catálogo de artistas que ofrecía Márquez era más una muestra de "autoalabanza" y de la orientación política -por esos años falangista- del autor, que un preámbulo a la obra de las madrileñas.

 El repaso a la carrera de las Vainica se hacía -en el grueso del libro- en una maravillosa entrevista de Fernando Márquez con Gloria y Carmen -ya frisando los cincuenta-, en unos años de plenitud de éstas, pues acababan de sacar dos de sus mejores discos -"El eslabón perdido" y "El tigre del Guadarrama"- y estaban gestando "Taquicardia".
 La entrevista, muy distendida, ofrecía datos de primera mano, y esa característica tan "vainiqueña": la complementariedad/oposición entre Carmen (feminista) y Gloria (hogareña), y su distinta manera de abordar las letras -normalmente de Carmen.

 Del libro se me quedó una imagen grabada: en la sección final, donde diversos artistas de la "Nueva Ola" del pop madrileño hablaban de lo que para ellos significaban estas señoras, alguien -y no recuerdo quién- decía que él y su novia despertaban los domingos y ponían los discos de las Vainica mientras desayunaban entre las macetas. Esa imagen de felicidad recuperada es la que asocio siempre con las canciones de estas musas irónicas.




Marcos Gendre: "Vainica Doble. La caricia del pop. De madres de la movida al Donosti Sound"
Editorial Milenio. Lleida. 2014



 Del segundo libro, "Vainica Doble. La caricia del pop. De madres de la movida al Donosti Sound" de Marcos Gendre, editado por Editorial Milenio, en Lleida, en 2014, puedo decir que son dos libros unidos: uno, una cronología y análisis de las canciones de las Vainica; otro, llamado "La huella vainiquera", es una panorámica de grupos pop españoles recientes que han recibido su influencia (Donosti Sound, Luis Calvo, Aventuras de Kirlian, Le Mans, Single, La Buena Vida, Family...)

 De este libro me distancia la juventud del autor, ya que no vivió muy directamente el esplendor vainiqueño y su contexto. También me sorprenden ciertas incorrecciones estilísticas en su redacción. 
 Como dato positivo hay que destacar las láminas con imágenes raras del dúo, procedentes del archivo de Elena Santonja, hermana de Carmen; la exhaustiva lista de discos y participaciones en películas, cuadros, etc. de las Vainica en el apartado "Universo vainiquero"; y una extensa bibliografía, no obstante incompleta en lo referente a artículos.



"Ruta 66"
Número 119. Julio-Agosto 1996
Artículo: Ramón Robert: "Vainica Doble"



 Hay diferentes artículos aparecidos en revistas, y destaco el de Ramón Robert en "Ruta 66" de julio-agosto de 1996.
 Uno de los mayores conocedores del grupo ha sido Juan de Pablos, que nos ponía sus canciones, cuando éstas eran casi imposibles de encontrar, en su programa "Flor de Pasión" en Radio 3.



Mercería "Vainica Doble"
Muñoz Urra, 8
Talavera de la Reina (España)
Foto de Facebook


Mercería "Vainica Doble"
Muñoz Urra, 8
Talavera de la Reina (España)
Foto de Francisco Huertas Hernández
23-7-2015


Mercería "Vainica Doble"
Muñoz Urra, 8
Talavera de la Reina (España)
Foto de Facebook



****


Necrológica



 Acaba de morir Gloria. Me he enterado por Juan de Pablos en su "Flor de Pasión" de Radio 3 a las nueve y pico de la noche de un jueves 22 de octubre de 2015. Me he quedado helado. No podría describirlo. Es como si, de repente, con 51 años que tengo, hubiera sentido el peso de la muerte con una cercanía insoportablemente dolorosa. Mi padre murió en 2009. Nueve años antes había fallecido Mari Carmen Santonja en el más completo silencio. Esa acumulación de muertes de las personas que fueron nuestro mundo nos va vaciando por dentro, como si la nada entrara en nuestro ser.

Ahora, mientras escucho "Lohengrin" de Richard Wagner, que tanto gustaba a las Vainica, quiero contaros algo. 

 Gloria era la voz principal de las Vainica. Era sevillana de nacimiento, aunque madrileña de adopción. Yo ya he contado arriba como descubrí a las Vainica. Durante muchos años fueron una parte de mi vida. No podía compartirla con mucha gente, porque las Vainica siempre fueron para paladares selectos, o sea, escasos.

 Gloria tenía 83 años, y el caso es que para mí era eternamente joven. Es curioso esto de la juventud, pero hay seres para los que el tiempo no es una carga. Gloria era como de mi familia. Nunca la conocí, y bien que me arrepiento de aquel recital que dieron en 1982 en un Centro Social del Barrio de Vistabella, de Murcia, un viernes de primavera, creo. Lo vi anunciado, pero yo, que era bastante joven, en aquel momento, no fui lo bastante valiente para asistir. Era su mejor época, la del "Tigre del Guadarrama" y "El Eslabón perdido". A mí en ese momento me parecían lo más grande de la música junto con los Beatles, King Crimson, Veneno, Canovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, y Paraíso, más mi amado David Bowie.


 Por aquellas fechas TVE ofreció un concierto de las Vainica en "Música Maestro" de Carlos Tena, y también algún recital en RNE. Yo creo que no me perdía ni uno, pero, justamente, me perdí la posibilidad de conocerlas, de verlas en directo. Ahora, Gloria se ha ido. Mari Carmen la antecedió. No diré esas tonterías de que estarán haciendo plum-cakes en el cielo, rodeadas de caramelos de limón en los jardines de las abuelas que tan bien encarnaron siendo eternamente niñas.


Gloria van Aerssen
En los años 70 en una entrevista concedida a EFE



 Gloria viene hacia mí con sus palabras y su voz en la entrevista del libro de Fernando Márquez, en la actuación de "Musical Express" de 1983, en las entrevistas en Radio Nacional de España, en las palabras siempre emocionadas de su admirador número 1, Juan de Pablos. Gloria canta dentro de mí "El duelo", una sombría obra maestra de 1981 que se cumplió en el olvido criminal de TVE y RNE -por no hablar de las innobles cadenas privadas- en el momento de su muerte:


 "Con descarada indecencia, 
pero vestidos de luto 
disputan su pobre herencia 
en las barbas del difunto. 
No hay respeto ni clemencia 
para el que abandona el mundo. 

Con protestas de inocencia, 
derechos van a su asunto. 
No hay respeto ni clemencia 
para el que abandona el mundo. 

Riñen por malas pinturas, 
cuadros de dudosa escuela. 
Riñen por la cruz de plata 
de una común bisabuela 
y tiran a la basura 
sus juguetes de hojalata, 
sus ingenuas acuarelas, 
sus fotos, sellos y cartas. 
Se deshacen con soltura 
de las cosas más baratas 
y tiran a la basura el disco de "La Traviata". 

Se deshacen con soltura de las cosas más baratas. 
Y rasgan en un momento sus escritos, sus poesías, 
sin ningún remordimiento. Se van por las cañerías 
sus más nobles sentimientos que ellos creen tonterías 
y nadie reclama su herencia en encanto ni en dulzura 
nadie quiere su inocencia, su bendita chifladura




Vainica Doble (Gloria van Aerssen y Carmen Santonja)
Vestidas a la usanza medieval



Gloria van Aerssen (1932-2015)
Una sevillana holandesa madrileña salida del jardín de una abuela




 Con motivo de los últimos días de Gloria Van Aerssen, sus cuatro hijos le escribieron un emocionado y emocionante texto de despedida, firmado por Ignacio, Laura, Álvaro y Diego de Cárdenas Van Aerssen-Beyeren, que se reproduce en su integridad: 

"Estos últimos días de espera, como todos los hermanos hacen cuando el final de su madre está cerca, hemos estado recordando.

De repente te ves de pequeño, llegando a casa del colegio, entrar corriendo en el salón, mamá y la tía Mari Carmen con sus guitarras o al piano, el maravilloso Steinway de cola herencia de la tía Albertina, las dos componiendo los temas del primer LP y contándonos la historia de una ballena azul, de una niña llamada Mari Luz… Y paraban para merendar con nosotros en la cocina, pan y mantequilla, leche o té.

Y luego las fiestas en casa con su pandilla de amigos tan divertidos, para nosotros como si fueran de la familia. Con el tiempo supimos que esa familia de amigos hacía cosas maravillosas en el cine, la pintura, la música, el baile.

Todo empezó cuando conoció a la tía Mari Carmen en una parada de autobús. Estaba silbando Tannhäuser y nuestra madre se acercó y se unió a ella silbando una segunda voz, y a partir de ese momento se hicieron inseparables, y más adelante formarían Vainica Doble.

Por aquel entonces nuestra madre estudiaba Bellas Artes, entró muy joven en la escuela de San Fernando con trece o catorce años. También bailaba y salía de gira internacional con la compañía de Pilar López, de la que su hermano era primer bailarín. Dejó de bailar cuando conoció a nuestro padre, un hombre con un sentido del humor maravilloso, muy divertido y pintor de gran talento.

A nuestra madre le gustaban muchas cosas que siempre compartía con nosotros. Veíamos películas de los hermanos Marx, de Lubitsch, o de Billy Wilder; hacíamos tartas y galletas, nos enseñaba a Fra Angelico, Mantegna o Vermeer. Nos contagió su amor por los libros y siempre había cerca alguno de Conrad, Tolstoi o Galdós. Por supuesto la música fue su gran pasión, Bach, Schumann, Brahms, Falla, Stravinsky, los Rolling, Beatles, Traffic, Who

Todo este batiburrillo, toda esta mezcla parecía y era natural. Nos enseñó a mirar y a escuchar con atención, a descubrir lo maravilloso en lo cotidiano, a rodearnos de belleza.

No le importaba que anduviésemos pisando charcos y llegáramos a casa llenos de barro. Todo este amor por las artes y las cosas bonitas de la vida nos las transmitió, y nosotros a nuestros hijos, sus queridos nietos, Clara, María, Juan, Paloma, Lola, Gonzalo e Ignacio.

Hemos aprendido que la música, la pintura, el cine, etc. te ayudan a disfrutar los buenos momentos y superar los malos. Nos ayudarán ahora a decir adiós a las meriendas, a los paseos, a las partidas de gin rummy, a los gin tónics, a las conversaciones disparatadas.

Siempre nos dijo que quería morir comida por un oso polar, tal y como hacían los esquimales en "Los dientes del diablo". No hemos conseguido encontrar un oso, pero sí un hospital en medio de un bosque en Cercedilla, donde ha sido tratada con mucho cariño, y la han ayudado a morir sin sufrimiento.

“…..era una noche obscura y tormentosa….